Factores de riesgo para bacteriemia asociadas a los PICC y línea media

Autores: Pacho-Martín B; Liendo-Arenzana P; Cobos-Lafuente ME; Sarria-De frutos I; Ramos-Pazos JO; Ortiz de Villacian-Fernandez L.

Abstract: RESPUESTA VACUNAL FRENTE A SARS-COV-2 EN TRABAJADORES DE UN HOSPITAL

INTRODUCCIÓN
La aparición de las vacunas frente al COVID-19 a finales del año 2020 supuso una esperanza en el control de la pandemia. Los trabajadores de salud han sido uno de los grupos de población más expuestos, por ello la estrategia de vacunación en España los incluyó entre los grupos prioritarios a vacunar. Los estudios de seroprevalencia tras la vacunación pueden ser útiles en grupos de riesgo para asegurar que mantienen la inmunidad humoral.
El objetivo de nuestro trabajo fue monitorizar la respuesta de anticuerpos anti SARS-CoV-2, en trabajadores de un hospital hasta dos años tras la vacunación y estimar la relación entre las variables estudiadas y el nivel de anticuerpos.

MATERIAL Y MÉTODOS
Estudio transversal para valorar la inmunidad humoral en cinco intervalos de tiempo (1, 3, 6, 12 y 24 meses) tras la vacunación frente a la Covid-19. Se utilizó el método CLIA para determinación de anticuerpos totales anti-espícula (S). Se analizó la relación entre los niveles de anticuerpos y las variables edad, sexo, antecedentes de infección COVID-19 y número de dosis administradas. Se calcularon frecuencias, medias y la prueba de ANOVA para comparar las medias de los niveles de anticuerpos según los intervalos de las serologías.

RESULTADOS:
Entre los 620 trabajadores estudiados, la media de edad fue de 45 años (rango 20-67), el 78,71% eran mujeres. Se registraron 392 (63%) casos con diagnóstico de infección COVID-19, de los cuales se confirmó la reinfección en 2 y 3 ocasiones en el 21% y 1% respectivamente.
El 38% de los trabajadores recibió 4 dosis de vacuna, 50% 3 dosis, 11% 2 dosis y 1% 1 dosis.
El promedio de los anticuerpos fue: 4.064 (1M), 3950 (3M), 2.596 (6M), 11.102 (12M) y 10.456 (24M) (rango 0-12.500 (BAU/ml). No hubo diferencias significativas entre hombres y mujeres ni por grupos de edad en ninguna determinación.
Los títulos de anticuerpos fueron significativamente más elevados si se había pasado la COVID-19 en las determinaciones del 1º, 3º y 6º mes (5262 vs 1683, 5204 vs 1558, 3249 vs 1262). Estas diferencias no fueron significativas en la determinación del 1º y 2º año.
El nivel de anticuerpos fue significativamente más elevado al 1º y 2º año en los trabajadores que recibieron una 3ª y 4ª dosis de vacuna.

CONCLUSIONES:
Todos los trabajadores han desarrollado inmunidad humoral. No se ha encontrado una asociación significativa en los niveles de anticuerpos por sexo ni grupos de edad. El 6º mes se constata un descenso y al año un aumento de los niveles de anticuerpos en todos los grupos que se mantiene relativamente estable transcurridos dos años de la vacunación. Los trabajadores que han pasado la infección por COVID-19 y los que han recibido la 3º y 4º dosis de vacuna de refuerzo cuentan con la máxima inmunidad humoral detectada en el estudio.
Se necesitan más estudios para determinar si la medición de la inmunidad post-vacunal permite establecer un indicador de inmunidad suficiente frente a la infección por COVID-19.
Palabras clave (DeCS / MeSH): COVID-19 vaccine booster, Health Personnel, Seroepidemiological Study, Immuynity, Anticuerpos.